“Esto va a ser grande”: Inquilinos y defensores se preparan para el fin de la moratoria de desalojos

Por David Boraks, Lauren Lindstrom and Nate Morabito. Traducido por Jasmin Herrera, Charlotte Journalism Collaborative

Las personas que están atrasadas en sus pagos del alquiler debido a la pandemia del coronavirus obtuvieron otro respiro la semana pasada: los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) extendieron la moratoria federal de desalojos por un mes más.

Los CDC dijeron que será la última prórroga. Han hecho varias extensiones desde que se instauró la moratoria en septiembre.

Tener la moratoria no significó que se hayan estancado los desalojos.  Una revisión de registros judiciales muestra que los jueces siguen ordenando desalojos en el condado de Mecklenburg a inquilinos que dejaron de pagar renta; y por otras razones cómo violaciones del contrato de alquiler.

Mientras que los casos se han realizado drásticamente, están apunto de volver a subir,pues las cortes empiezan a programar las citas de juicio de los casos que se retrasaron durante la pandemia. Se estima que 250,000 habitantes de Carolina del Norte están atrasados en el pago del alquiler, según la oficina del Censo de Estados Unidos.

 

 

Esa cifra preocupa a los defensores de la vivienda y a los proveedores de servicios sociales, que se están preparando para una inundación de casos y más personas buscando ayuda para el alquiler y otras asistencias.

“Me preocupa que haya muchas personas desalojadas”, dijo Tommy Holderness, abogado de Legal Aid of North Carolina. “Sólo creo que los números van a ser realmente graves”.

BUSCANDO LOS DESALOJOS

Reporteros de The Charlotte Journalism Collaborative (CJC), un grupo de seis salas de redacción que trabajan juntas para cubrir la crisis de la vivienda a precio bajo en la ciudad, recientemente intentaron acceder a datos judiciales sobre desalojos, antes y durante la pandemia en Carolina del Norte.

El sistema judicial dice que no los tiene, o hay barreras, a pesar de que sean registros públicos. La mayoría sólo son copias de papel, archivadas en la corte. En determinado momento se le dio al colaborativo un estimado de $6,000 en tarifas para obtener un conjunto de datos sobre los desalojos estatales.

Entonces los reporteros examinaron, a mano, más de 700 órdenes de desalojo emitidas por el Sistema Judicial del Condado de Mecklenburg entre octubre del 2020 y abril del 2021.  A pesar de la moratoria federal, la mayoría de esos desalojos fueron por falta de pago del alquiler.  Algunos inquilinos pudieron llegar a un acuerdo con los propietarios para quedarse, o ponerse al día con sus deudas, pero muchos fueron sacados de sus hogares.

 

 

Defensores dicen que la moratoria funcionó muy bien para algunos inquilinos que calificaron debido a sus niveles de ingreso y dificultades relacionadas con la pandemia, pero en otros casos, los inquilinos no presentaron la documentación necesaria o no calificaron para las protecciones.

Algunos inquilinos debían sólo un o dos meses de alquiler, pero hay otros que estaban atrasados por $10,000 o más. Esto coincide con lo ven a diario representantes de dos programas locales de ayuda con el alquiler.

Nunca antes tanta gente ha podido acumular meses y meses de pagos de alquiler atrasados. Carol Hardison de Crisis Assistance Ministry dice que la cantidad de ayuda que están pagando se ha disparado.

“Antes de la pandemia no podías llegar a tener más de uno o dos meses de atraso sin que el propietario te pusiera un candado”, dijo Hardison. “Ahora a veces estamos pagando dos, tres y cuatro, cinco meses del alquiler para ayudar a una persona”.

Erin Barbee, quien supervisa el programa RAMPCLT del condado de Mecklenburg (que proporciona ayuda con el alquiler, hipotecas y servicios públicos) para la organización sin fines de lucro DreamKey Partners, dice que están viendo que los solicitantes tienen saldos vencidos en promedio de $7,000 a $8,000.

James Surane, un abogado del área de Charlotte que representa a los propietarios, dice que están viendo lo que él llama cantidades "sin precedentes" de alquiler atrasado.

“Normalmente habíamos visto uno o dos meses, algo así, entre $1,500 y $2,000”, dijo Surane. “Ahora estamos viendo libros de contabilidad con saldos entre $20,000 y $25,000”. Dice que algunos inquilinos que calificaron para las protecciones contra el desalojo no se dan cuenta de que la moratoria no cancela esa deuda.

 

Hattie Howie, el jueves 1 de julio de 2021. Foto de Nell Redmond para Charlotte Journalism Collaborative.

 

Hattie Howie vino a Crisis Assistance Ministry esta semana buscando ayuda para pagar tres meses de alquiler de un total de aproximadamente $3,000. Dijo que estaba agradecida de que el propietario había sido paciente con sus esfuerzos de ponerse al día, pero la deuda le pesa.

“Es muy estresante no saber cómo se pagará el alquiler,” dijo. Howie, de 68 años de edad, tuvo que dejar de trabajar después de 33 años en el área de la limpieza de casas y en fábricas cuando su madre, quien falleció en octubre, necesitaba cuidado, y cuando su propia salud declinó.

Su hija, Thomasina Howie, perdió su trabajo de limpieza durante la pandemia cuando la gente tenía desconfianza en dejar entrar a otras personas en sus casas. Se quedó en un hotel durante varios meses antes de mudarse a un apartamento nuevo en mayo con ayuda del Salvation Army.

Thomasina dijo que la pandemia afectó más a las personas que ya estaban con problemas.

Antes de la pandemia, las cosas estaban empezando a mejorar para mí”, dijo Thomasina. “Pero cuando llegó me hizo retroceder y pasaron muchas cosas de las que no me he podido recuperar”.

Kim Graham, director ejecutivo de la Asociación de Apartamentos de Greater Charlotte, dijo que los propietarios también necesitan estabilidad para que puedan proporcionar viviendas de alquiler que en este momento son de mucha importancia. Graham comparó las extensiones de la moratoria con una montaña rusa sin fin en la oscuridad.

"Justo cuando crees que estás hacia el final de esta montaña rusa, te vuelves a caer y te lanzan a otro vacío y, eso da miedo", dijo.

Mientras que los registros judiciales muestran que los jueces ordenaron el desalojo de algunos por falta de pago, Graham aseguró que la gran mayoría de los administradores de propiedades y propietarios han sido pacientes con los inquilinos y han trabajado con ellos de buena fe. De hecho, dijo que los propietarios fueron los que originalmente ayudaron a los inquilinos al comienzo de la pandemia, antes de que interviniera el gobierno federal y las instituciones financieras.

"Creo que se ha cometido una injusticia con los propietarios", dijo Graham. “Definitivamente creo que existía la sensación de que los propietarios tenían bolsillos profundos, que los propietarios tenían una ventaja sobre las personas que alojaban, que los propietarios podrían superar la tormenta y, que a los propietarios realmente no les importaba, y todas esas cosas son incorrectas. "

¿Qué pasa cuando termine la moratoria?

Una portavoz de la corte del condado de Mecklenburg dijo que 1,070 solicitudes de desalojo están pendientes en la corte a partir de esta semana. Esas son solicitudes de desalojo de propietarios que están esperando una fecha de audiencia. Los expertos también le dijeron al CJC, que es posible que muchos más propietarios estén esperando presentar sus peticiones hasta que expire la moratoria.

Un factor clave en la rapidez con la que las personas pueden perder sus hogares es la velocidad con la que los tribunales programan las audiencias. Antes de la pandemia, el condado de Mecklenburg programaba rutinariamente cientos de casos en una hora, porque muchos inquilinos no se presentaban al tribunal o no tenían abogado.

El COVID-19 desaceleró la programación, a veces sólo 20 casos se podían ver por sala de audiencias, por hora, para evitar que hubiera demasiadas personas juntas en una sala. Otros se realizaron por videoconferencia.

Holderness, el abogado de Legal Aid, dijo que espera que los tribunales no se apresuren a volver a tener estos expedientes a los niveles previos a la pandemia.

“Creo que esa es la única forma de evitar que los números se vuelven horribles tan rápido”, dijo Holderness. “Pero si los tribunales aumentan el tamaño de los expedientes, será una situación horrenda y apresurada”.

Las personas que hablaron con el CJC piensan que los tribunales tardarán meses en escuchar todos estos casos.

 

Crisis Assistance Ministry en 500 Spratt Street en Charlotte, N.C., jueves 1 de julio de 2021. / Foto de Nell Redmond para Charlotte Journalism Collaborative.

¿Qué se está haciendo?

Los defensores de vivienda dicen que un alivio en el alquiler, suficiente y oportuno, es esencial para prevenir desalojos cuando termine la moratoria.

Tanto RAMPCLT como Crisis Assistance Ministry están aumentando la dotación de personal como una manera de prepararse para el aumento en la demanda de sus servicios.

RampCLT ha distribuido un poco más de $39,000,000 desde su lanzamiento en el 2020, junto con otros $9,200,000 millones disponibles para los habitantes de la ciudad de Charlotte con pérdida de ingresos o dificultades por el COVID-19. Las solicitudes están disponibles en Rampclt.com.

También comenzarán a priorizar los casos que ya tienen una solicitud de desalojo contra ellos y una fecha de audiencia en la corte dentro de 30 días, con la esperanza de entregar fondos primero a las personas con mayor riesgo de quedarse sin hogar.

“Hemos cambiado las prioridades de una manera que creemos que nos ayudará a impactar a los más vulnerables y conseguirles los fondos que necesitan para quedarse en sus hogares”, dijo Barbee. El programa había priorizado previamente a los solicitantes con ingresos más bajos.

Hardison dijo que Crisis Assistance Ministry añadió dos puestos de “navegador", capacitados para conocer todas las oportunidades de ayuda disponibles en la entidad y en otros lugares; y ayudar a las personas a inscribirse en el programa adecuado para maximizar su ayuda.

“Esto va a ser grande,” dijo Hardison. “Nos hemos enfocado en esto como un rayo láser.”


 

Las siguientes personas contribuyeron en esta nota: David Boraks (WFAE-FM), Lauren Lindstrom (The Charlotte Observer), Nate Morabito (WCNC-TV), Lexi Wilson (WCNC-TV), Jasmín Herrera (La Noticia), Gavin Off (The Charlotte Observer), David Raynor (Raleigh News & Observer), Rick Thames (Queens University), y David Griffith con el Charlotte Journalism Collaborative.

Main Photo: Foto Alt: Hattie Howie, izquierda, habla con Lawrence Winston, representante de servicio al cliente de Crisis Assistance Ministry en Spratt Street en Charlotte, el jueves 1ro de julio del 2021. / Foto de Nell Redmond para el Charlotte Journalism Collaborative.

This story was produced by the Charlotte Journalism Collaborative, a partnership of six media companies working together in an effort started by the Solutions Journalism Network and funded by The Knight Foundation.

Menu