“No creo que hemos visto lo peor”. El COVID-19 agrava la inestabilidad de la vivienda para miles

Por Melba Newsome, The Charlotte Observer

En 1981, Martha Brown se mudó a Charlotte desde el condado rural de Rutherford para escapar de una relación abusiva.

En los casi 40 años transcurridos desde entonces, Brown ha sufrido ciertas desgracias personales y de salud, pero siempre se las arregló para mantenerse a flote con una serie de trabajos mal pagados, incluso como asistente de enfermería certificada, limpiadora de hoteles y trabajadora de restaurantes.

Luego vino la pandemia del coronavirus.

Esto afectó a la mujer de 63 años, una catástrofe a la vez. En el transcurso de unos meses, el virus atacó su salud, le quitó el empleo y desestabilizó su vivienda. Semanas después de recuperarse, Brown se pregunta si su vida volverá alguna vez a su estado anterior a la pandemia.

A principios de mayo, Brown complementaba sus ingresos por discapacidad, trabajando a tiempo parcial en un pequeño restaurante de comida tradicional en el lado este de la ciudad.

Se enfermó casi de la nada.

“Una tarde, dejé el trabajo y tomé el autobús hacia Walmart. Creo que estaba babeando por la boca”, dice. “Cuando llegué, vomité en el baño. Fui a la sala de emergencias dos veces y me quedé de cuatro a seis horas en cada ocasión. En ambas oportunidades me enviaron de vuelta a casa”.

Los detalles de las próximas semanas le son confusos. Brown comienza a llorar mientras cuenta lo que puede recordar.

“Perdí ocho libras porque no comí durante 10 días. Me quedé en esta habitación durante 20 días con mi hija cuidándome. Tenía fiebre de 104 F y podía escucharlos decir que tenían que aliviar mi fiebre”, dijo.

“Fue tan malo que le dije a Dios: ‘Llévame a casa. ¡Estoy lista para irme a casa!’ Quería morir, pero dije ‘¡Señor, no puedo dejar a mi única hija!’”

Después de unas semanas, la salud física de Brown cambió, pero para entonces su trabajo se había ido y había un aviso de desalojo en la puerta de su apartamento.

Las experiencias de Brown son paralelas a las de muchas personas afroamericanas en todo el país, el estado y la ciudad cuyas vidas se han visto trastornadas por la pandemia.

 Una ola de desalojos

 Los gobiernos estatales y locales han ofrecido varias medidas confusas e insuficientes para ayudar a personas como Brown a permanecer en sus hogares. El 27 de marzo, la ley federal CARES impuso una moratoria de 120 días sobre los desalojos, pero solo se aplicó a los inquilinos con propietarios que tenían hipotecas respaldadas por el gobierno federal.

El gobernador Roy Cooper emitió una orden ejecutiva estatal que mantenía a los residentes en sus hogares al detener todas las audiencias de desalojo hasta julio. Estas moratorias solo retrasan lo inevitable. Cuando expiren, el alquiler atrasado regresará y se reanudarán los procedimientos de desalojo.

En la primera semana después de que terminó la moratoria de desalojos del estado, se programaron 602 expulsiones sumarias o audiencias de desalojo en el condado de Mecklenburg y 133 para la semana siguiente. Los magistrados se están abriendo camino a través de la acumulación de casos pendientes. Una vez que se emitan esas órdenes, dice Jesse Hamilton McCoy, abogado de vivienda y abogado supervisor de la Clínica de Justicia Civil de Duke Law, el momento de desalojar la residencia llegará rápidamente.

“Carolina del Norte es el segundo estado en desalojos más rápido de la nación”, dice McCoy. “Todo el proceso se puede realizar en tan solo 23 días. Cuando se presenta la queja, se obtiene una fecha de audiencia en algún momento entre siete y diez días después. Si pierde (en la corte), tiene 10 días para apelar y depositar una fianza de alquiler. El día 11, el propietario puede pedir legalmente que se entregue una orden judicial por parte del alguacil, la orden judicial se ejecuta y ellos pueden cerrar sus puertas con candado”.

Este es el escenario que preocupó a Brown un sábado por la noche en agosto mientras escuchaba atentamente las noticias. Durante una conferencia de prensa, el presidente Trump dio a conocer una nueva orden ejecutiva que, según él, prohibiría a los propietarios o las autoridades de vivienda presentar acciones de desalojo, cobrar tarifas o multas por falta de pago o dar aviso de desalojo.

Por un momento, Brown pensó que esa podría ser la ayuda por la que había estado orando.

Pronto se desanimó cuando se dio cuenta de que la orden ejecutiva del presidente simplemente ordenó a algunos reguladores que estudiaran si era necesaria una moratoria de desalojo y, ordenó a otras agencias que investigaran si podían asignar dinero para la ayuda con el alquiler.

“¿Qué es esto? ¿Solo está diciendo algo para las elecciones?” Ella se preguntó.

Necesidad básica

Jerome Williams Jr. lidera la estrategia general de Novant Health para programas de responsabilidad social, asociaciones de participación comunitaria y programas de impacto y bienestar en la comunidad para abordar las disparidades en la salud. Le gusta recordar que la pandemia no causó muchos de estos desafíos; simplemente los expuso.

“La inseguridad de la vivienda o la falta de vivienda, la inseguridad alimentaria, el transporte, la falta de acceso a capital para atención médica y el capital social, la falta de oportunidades de movilidad ascendente, por nombrar algunos, existían antes del COVID”, asegura Williams. “Algunas de las actividades que ocurrieron antes del COVID ahora se están exacerbando y no creo que hayamos visto lo peor todavía”.

Definidos por la Organización Mundial de la Salud como necesidades básicas que influyen en la salud de una persona o comunidad, los determinantes sociales de la salud, como la vivienda, el transporte y la seguridad económica, son de gran importancia en las comunidades más vulnerables.

Los determinantes sociales representan aproximadamente el 80 % de los problemas de salud y médicos crónicos de una persona. La vivienda es uno de los temas más investigados y comprendidos. Varios estudios han demostrado que las personas desamparadas y las que tienen inseguridad en la vivienda tienen un riesgo sustancialmente mayor de mala salud porque puede resultar en interrupciones en el empleo, las redes sociales, la educación y la recepción de beneficios de servicios sociales.

Incluso la amenaza de desalojo puede afectar negativamente la salud física y mental. Los niños criados en viviendas inestables son más propensos a la hospitalización; la falta de vivienda está relacionada con un retraso en el desarrollo infantil y, las madres de familias que pierden sus hogares debido al desalojo muestran tasas más altas de depresión y otros problemas de salud. Un estudio del 2014 publicado en The Lancet encontró que las personas sin hogar tienen tasas más altas de mortalidad prematura que el resto de la población.

Williams ve una conexión directa entre la crisis de viviendas a bajo precio de Charlotte y el impacto dispar de la pandemia en las personas de color.

“Tenemos trabajadores esenciales y de primera línea que pueden no tener una vivienda apropiada o adecuada o la capacidad de aislarse por completo”, dice Williams. “Algunos de ellos ya no están empleados porque algunos negocios han cerrado. Cuando no llegan los cheques de pago, no se puede pagar el alquiler. El estímulo no llega, por lo que las personas que ya están al margen y que ya han sido desafiadas pueden ahora enfrentarse a la perspectiva de un desalojo, lo que solo agrava el problema”.

“Usted no puede refugiarse…”

Samuel Gunter, director ejecutivo de la Coalición de Vivienda de Carolina del Norte, dice que la inseguridad en la vivienda representa un riesgo aún mayor para la salud personal y comunitaria durante la pandemia. Las órdenes gubernamentales de quedarse en casa presuponen que los residentes tienen un hogar en el que aislarse para evitar propagaciones o infecciones y recuperarse.

“No puedes refugiarte en una casa si no tienes una casa”, dice Gunter.

Brown comparte el apartamento con su hija de 39 años y su nieto de 20. Los arreglos de vida intergeneracionales como este son más comunes entre las familias asiáticas, latinas y afroamericanas, según un análisis del Pew Research Center. También conduce a un aumento de los patrones de transmisión del virus porque las personas más jóvenes son más propensas a entrar y salir de la casa para trabajar o divertirse y llevar esa exposición al hogar a los miembros de la familia más susceptibles.

Los entornos de vida densos también hacen que el aislamiento efectivo sea casi imposible.

Charlotte y el condado de Mecklenburg han reservado millones de dólares en fondos locales y federales para brindar ayuda de alquiler a inquilinos con dificultades. Además, agencias como United Way y Foundation for the Carolinas están recaudando sus propios fondos para ayudar.

Brown buscó ayuda en Crisis Assistance Ministry, una organización sin fines de lucro que ha estado brindando ayuda financiera a personas en crisis desde 1975. La agencia tardó varias semanas en resolver su acumulación de solicitudes, pero Brown finalmente recibió $1,000 para su alquiler de $1,200. Pero pronto, volvió a preocuparse de dónde encontraría dinero para el próximo mes.

¿Un tsunami que viene?

El 7 de agosto, un grupo de expertos nacionales en vivienda y desalojos, incluida Emily Benfer de la Facultad de Derecho de la Universidad de Wake Forest, publicó un informe, “La crisis de desalojos del COVID-19: se estima que entre 30 y 40 millones de personas en Estados Unidos están en riesgo”. Los investigadores encontraron que muchos propietarios también tendrán dificultades para evitar una calamidad y enfrentarán un mayor riesgo de ejecución hipotecaria y quiebra.

Esa severa advertencia puede haber empujado a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) a emitir su moratoria de desalojo a nivel nacional el 4 de septiembre para el resto del año, un reconocimiento tácito de que la vivienda estable y la salud no pueden desacoplarse, particularmente durante una pandemia.

A fines de octubre, el gobernador Roy Cooper emitió una orden ejecutiva que complementa la moratoria de los CDC, aumentando algunas protecciones para los inquilinos de Carolina del Norte. Su medida requiere que los propietarios informen a los inquilinos de la moratoria de los CDC y les prohíbe colocar obstáculos adicionales a los inquilinos que se aprovechan de la protección de los CDC.

Carolina del Norte también puso a disposición $117 millones para el programa HOPE, un fondo de ayuda para los residentes que luchan por pagar las facturas de servicios públicos y el alquiler. Pero ese dinero se ha movido rápidamente y, a fines de octubre, se habían presentado más de 22,800 solicitudes de fondos.

Cuando no hubo moratorias estatales o federales vigentes del 24 de junio al 3 de septiembre, los propietarios del condado de Mecklenburg presentaron 2,301 casos de desalojo, según el análisis de datos de North Carolina News Collaborative.

Un informe preparado por el Consejo Nacional de Agencias de Vivienda del Estado en septiembre estimó que entre 300,000 y 410,000 hogares en Carolina del Norte actualmente no pueden pagar el alquiler, lo que lleva a la posibilidad de casi 240,000 solicitudes de desalojo.

La moratoria federal de desalojos de los CDC expira pronto. Pero sin ayuda financiera adicional, los defensores de la vivienda predicen otra avalancha de desalojos en el peor momento imaginable. La orden de Cooper vence el mismo día.

Para personas como Brown, podría ser un comienzo difícil para el nuevo año.

Pie de foto: Catrice Otengo fue una de las miles de personas que recibieron órdenes de desalojos este verano debido a la pérdida de empleos y permisos durante la pandemia del COVID-19. Otengo fue entrevistada el 31 de julio del 2020 en la habitación que alquilaba en un motel local. Video de Casey Toth.

This story was produced by the Charlotte Journalism Collaborative, a partnership of six media companies working together in an effort started by the Solutions Journalism Network and funded by The Knight Foundation.

Menu